Impactos de Aves

07 Aug 17 - 01:01


 
 

Vuelamex.com -  Las aves volando son de mis cuadros favoritos ¿Quién no disfruta del despegue de un ganso desde la quietud de un lago, el majestuoso vuelo del águila rozando acantilados y montes perdiéndose en los colores de terreno que cruza? El vuelo de estos hermosos animalitos emula libertad, ligereza, se antoja como ejemplo de lo natural. Si el vuelo de un ave es hermoso, mejor aún lo será verlas volando en conjunto, en perfecta formación, acelerando el paso y disminuyéndolo a su antojo con cambios fabulosos de velocidad de vuelo en segundos, logrado solo por ellas. ¿Y qué de la maravilla de verlos pescar en el mar, la destreza con que lo hacen es inigualable, descienden a gran velocidad y sin vacilar atrapan al pez que se esconde entre la espuma del mar y del vaivén incansable de las olas?



Bueno, esto que puede sonar romántico, agradable a la vista de cualquier ser humano, pero constituye una seria amenaza para la aviación y un riesgo inminente para la seguridad aérea. En el mundo de la aviación difícilmente transcurre una semana sin que un avión, de los muchos que a diario surcan los cielos del mundo, sufra algún tipo de daño en pleno vuelo, siendo los responsables de estos inconvenientes las aves. A simple vista esto pudiera no ser tan significativo como realmente lo es, considerando que un 80 por ciento de estos incidentes no son reportados y del registro de estos un 60 por ciento no causan daños serios a los aviones. Sin embargo, se realizan un número importante de aterrizajes de emergencia, particularmente porque las aves golpean los parabrisas estrellándolos y los motores las ingieren, estos hechos han provocado una creciente preocupación en la comunidad aérea mundial.

Debería tomarse en cuenta que esas colisiones, por fortuna casuales, no solo afecta a la aviación económicamente hablando, al provocar pérdidas a la industria aérea por alrededor de 900 millones de dólares cada año, sino que complican las operaciones y, todavía más importante, ponen en serios riesgos cientos de vidas humanas.



Este importante asunto es tan antiguo como la misma operación de los aviones, se tiene noticias de que el primer incidente registrado de problemas de encuentro de un avión con aves en vuelo sucedió en 1905 y a los mismísimos hermanos Wright. En las publicaciones oficiales de historias de estos pioneros de la aviación mundial existe un extracto corto de Orville Wright diciendo “dos veces pasé sobre cercas que dividían sembradíos de maíz. En las dos veces que por ahí pasé me encontré con parvadas de aves y maté una con el avión, misma que cayó en la parte superior de la superficie del avión y en un viraje pronunciado se fue hacia el vacío” (Wrightstories.com). El piloto norteamericano Carl Rogers, quien hizo historia cuando realizó un vuelo a través de todo el territorio de los Estados Unidos, estaba haciendo un vuelo de demostración con su avión modelo de los Wright cuando un ave golpeó el aeroplano haciéndolo caer sobre el estado de California.

Uno de los primeros accidentes fatales sufrido a consecuencia del encuentro con aves en vuelo sucedió en 1912 cuando un avión fue golpeado por una parvada de gaviotas. El peor accidente provocado por la colisión con aves ocurrió en 1960 en un avión de la Eastern Airlines, un Lockheed L-188 Electra, el aeroplano se estrelló durante el despegue del aeropuerto Logan en la ciudad norteamericana de Boston. En el accidente perdieron la vida 62 personas, solamente 10 sobrevivieron, después de toparse con una parvada de unas 20,000 aves que de repente voló en la trayectoria de la aeronave, cientos de pájaros fueron ingeridos por los motores. Como consecuencia de esto se provocó una pérdida importante de potencia en dos de los cuatro motores del avión, adicionalmente uno de ellos de plano detuvo su funcionamiento por lo que de manera casi inmediata se estrelló el avión.

Como podemos ver, las colisiones con aves en vuelo aparecieron con el comienzo de la aviación. Aunque las estadísticas mundiales revelan que los choques con aves no son consideradas como una amenaza significativa para los niveles generales de seguridad, siguen siendo letales. Las colisiones con aves pueden ocurrir en cualquier fase de vuelo, pero son más probables durante los despegues, el ascenso inicial, las aproximaciones y los aterrizajes, esto es debido a que las parvadas numerosas vuelan a bajas altitudes. Debido a que las aves principalmente aparecen durante el día, la mayor parte de los encuentros se da en estas etapas. La FAA sostiene que el 63 por ciento de los choques con aves se da a estas horas del día. Adicionalmente se obtiene por medios estadísticos que la mayor parte de las colisiones sucede entre los meses de julio y octubre. La magnitud del daño provocado por la colisión con un ave depende del tamaño del ave y del lugar del aeroplano donde se haya estrellado.



Hablando de aviones pequeños, sobre todo los impulsados por hélices, las colisiones con aves suelen causarles daños estructurales. Por ejemplo, les pudiera dañar seriamente los parabrisas, alguna superficie de control o hasta el empenaje, si fuera el daño en parabrisas se pudiera dar una penetración en la cabina y provocar daños serios a los pilotos o algún pasajero abordo. Así como los aviones pequeños al colisionar con aves sufren daños en sus estructuras, los aviones jet son propensos a la ingestión en los motores. En los motores de turbina los componentes que sufren daños son los álabes del compresor que son las partes que primero se encuentran entre el exterior y el motor  y al sufrir daños provocan un mal funcionamiento de los mismos, y por esta razón o se detienen súbitamente, o provocan alteraciones a los parámetros que obligarían al corte. No es difícil que el encuentro se dé con aves de gran tamaño, incluso, el avión puede dañarse estructuralmente pudiendo ocasionar una descompresión explosiva.

Algo que hacen los fabricantes de motores es realizar pruebas de ingestión por aves, obviamente no usan aves de verdad, si no que simulan un tipo de bloques gelatinosos para observar el comportamiento del motor en esas condiciones y generar boletines de información a las tripulaciones para saber qué pudieran esperar con la ingestión de aves en vuelo. Los riesgos de colisión se incrementan a medida que transcurre el tiempo, puesto el número de aviones en operación. En nuestro país, particularmente en el aeropuerto de la Ciudad de México se están regenerando las condiciones del subsuelo en el Vaso de Texcoco, se está trabajando en la recuperación de los mantos acuíferos. Recordemos que hacia el suroeste del aeropuerto actual, había una zona lacustre muy amplia que ha sido desecada artificialmente lo que ha provocado alteraciones en el medio ambiente. Los grupos ecologistas cada día tienen más peso y han presionado para que toda esa zona recupere su estatus original, lo cual me parece atinado en principio. No pasará mucho tiempo en que tengamos lagos en esa zona, lo que traerá consigo la presencia de aves que pudieran interferir con las trayectorias de los aeroplanos.
 
Estadísticas de impactos de ave 2011 - 2015
DIRECCION DE ANALISIS DE ACCIDENTES E INCIDENTES DE AVIACION

 
http://www.sct.gob.mx/fileadmin/DireccionesGrales/DGAC/accidentes-2014/accidentes-incidentes2016/boletin-seguridad-impactos-ave.pdf
 
Por  Cap. Gonzalo Carrasco
 
capicarrasco@yahoo.com
 

 


 
Sigue las publicaciones de Vuelamex.com Newsletter en tiempo real ¡GRATIS!
 
 
Los comentarios han sido deshabilitados.

Menú

 


 
 
 
 




vise


TAMSA


aeronautica especializada de mexico


avolo